sábado, 10 de abril de 2010

Paso a paso...


Esto marcha, muy poco a poco desgraciadamente. A todos nos gustaría ver cómo Margaret tiene una casa hecha ya, donde pueda vivir, y ver cómo nuestra aportación ha dado sus frutos. Los está dando sin duda, pero lamentablemente aquí todo es muy lento, porque no tienen los recursos para hacerlo.
La casa se está empezando a construir. Ha comprado los materiales, y sus hermanos están empezando a hacer los bloques (como los llaman aquí) uno a uno.


Pero empecemos desde el principio.

Cuando conseguimos el dinero, le hicimos una transferencia a su cuenta, y le dimos la cartilla con el dinero ingresado para que fuera usándolo cuanto antes. El agradecimiento os lo intentamos expresar ya, pero nos hubiera gustado que cada uno de vosotros lo hubiérais vivido como nosotras. Se nos echó al suelo, como decía ella tenía ganas de rodar por el suelo para quitarse la angustia que tenía en el pecho, no cabía en sí. Nos dio mil millones de gracias para transmitiros, y ella lo hizo como buenamente la salió en el vídeo.
Hoy en día lo sigue haciendo, y se preocupa mucho en enseñarnos y contarnos cómo va todo.
Estas fotos muestran cómo está comenzado todo esto, y aunque desgraciadamente nosotras nos vamos y no vamos a poder ver en persona cómo acaba, dejaremos corresponsales que nos irán informando sobre todo, para poder transmitirlo.
Poco a poco, ladrillo a ladrillo, estamos seguras de que pronto podremos ver el resultado final.
Pero aquí no acaba la cosa. Una parte de ese dinero, 450 euros, llegó más tarde, cuando ya habíamos hecho el ingreso. Teníamos pensado ingresárselo también a ella, pero la respuesta ha sido tan grande, que con la primera cantidad, después de informarnos, creemos que va a ser suficiente para solucionar ese problema. Y, como en África todo se comparte, y no está del todo bien dar tanta cantidad sólo a una persona, aunque la ocasión era para ello... Después de pensarlo mucho, hemos decidido repartirlo entre otra gente cercana que también lo necesita. Todo sabiendo, por supuesto, que el motivo principal, que era la casa de Margaret, estaba resuelto.
Así que otro motivo más para daros las gracias, porque esa parte del dinero ha servido para ayudar a otros colectivos.
De los 800 cedis que son, 200 los hemos destinado a ayudar a una Susan, una joven de 27 años, para ayudarla a pagar sus estudios. Otros 400 se han repartido en matrículas de niños y niñas de secundaria del Colegio San Joseph de Kumasi, una pequeña parte de los muchos que tienen que abandonar los estudios a mitad de curso por no poder pagarlo, y una fundación que hay en Ofinso, un pueblo cerca de Kumasi, donde ayudan a construir casas para la gente que no las tiene. Los 200 restantes, hemos decidido invertirlos en el colegio donde estamos, pero a casos particulares, matrículas de niños y familias con problemas, de las que sabemos de su situación.
Si ya habíais dejado huella desde un principio, de verdad, creednos que es más de la que imagináis, mucha gente ha ganado una sonrisa con todo esto.

6 comentarios:

  1. cuánto me alegro.. :) nos vemos mui pronto,cris!

    ResponderEliminar
  2. Múchisimo ánimo Cris y cuidate un montón haber si te recuperas pronto, que es lo fundamental. Un besazo enorme, espero verte lo antes posible! Tu prima Elena

    ResponderEliminar
  3. jo, ya no va a haber más entradas.. :( p

    ResponderEliminar
  4. tus fans esperamos un análisis de la experiencia.. :P

    ResponderEliminar
  5. Cris, tienes un precioso blog y muy interesante. Volveré por aquí con tiempo para leerlo más detenidamente. De momento, mi enhorabuena por el trabajo que hacéis y toda la ayuda que repartís entre quienes tanto la necesitan. Un beso muy grande desde esta tu tierra. Soledad

    ResponderEliminar
  6. Hola Cris.
    Tu blog sale de lo corriente en esta lista de premios, así que te lo mereces con mayúsculas.
    Te he otorgado el Premio Liebster.
    Si quieres saber como seguir los pasos pincha el enlace.
    Enhorabuena por tu labor.
    http://golondrinasenmiventana.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar